W3C

Los estándares de modelado de servicio amplían el alcance de la familia XML

SML y SML-IF permiten validar series de documentos

Contacto para América y Australia --
Ian Jacobs, <ij@w3.org>, +1.718.260.9447 o +1.617.253.2613
Contacto para Europa, áfrica y Oriente Medio --
Marie-Claire Forgue, <mcf@w3.org>, +33 6 76 86 33 41
Contacto para Asia --
Kanako Iwasa, <keio-contact@w3.org>, +81.466.49.1170

(También disponible en inglés y francés. Comprueba las traducciones en otros idiomas)



http://www.w3.org/ -- 12 de mayo de 2009 -- El W3C anuncia, hoy, el lanzamiento de nuevos estándares que permiten utilizar herramientas XML para mejorar la calidad de los sistemas y servicios, cada vez más sofisticados, que se desarrollan sobre los estándares de la familia XML. Actualmente, los desarrolladores pueden validar series de documentos XML, bien uno a uno, gracias al lenguaje de modelado de servicio 1.1 (SML), o en forma de paquete, utilizando el formato de intercambio para SML 1.1 (SML-IF). Las limitaciones de la validación se manifiestan al utilizar una combinación flexible de Esquema XML y el Schematron de ISO, ampliada para poder ser utilizada con varios documentos a la vez.

"Estos estándares reducen los costes de integración, a la vez que preservan la neutralidad del vendedor y proporcionan un nuevo concepto de flexibilidad para gestionar series de documentos XML enlazados", comenta John Arwe, Presidente del Grupo de Trabajo del Lenguaje de Modelado de Servicio, que ha desarrollado los nuevos estándares.

SML y SML-IF permiten validar series de documentos XML

Para ilustrar lo que aporta el SML a la familia XML, basta con pensar en lo que sucede cuando alguien compra un billete de avión. Supongamos que la información de la reserva está almacenada en forma de documento XML y que en éste se incluye la información sobre el pasajero. La reserva también hace referencia a un segundo documento XML en el que se almacena la hora de salida, entre otros datos del vuelo. Un departamento gestiona la información sobre el cliente, mientras que otro se encarga de la información sobre el vuelo. Antes de realizar cualquier transacción con el cliente, la compañía aérea quiere asegurarse de que el sistema, en conjunto, es válido. El SML permite que la compañía verifique que se cumplen ciertas condiciones respecto a la reserva y a la información del vuelo. Esto hace que sea más fácil gestionar datos contradictorios y hacerlo de tal forma que no sea necesario escribir código propio. El resultado es que la compañía reduce los costes relacionados con labores administrativas como, por ejemplo, informar a los pasajeros de que los horarios de sus vuelos han cambiado.

También puede ocurrir que una empresa necesite aplicar una serie de restricciones con las que no contaba al utilizar datos en un contexto concreto, por ejemplo, a causa de la legislación local. Los desarrolladores pueden utilizar SML para satisfacer ciertas restricciones específicas de un contexto concreto sin tener que duplicar el contenido.

La flexibilidad ayuda a solucionar situaciones reales

Hay varias situaciones reales que ponen de manifiesto porqué las empresas optan por gestionar sus datos en subgrupos pequeños, a pesar de no querer perder la potencia de la validación del esquema. La compañía aérea de la que hablábamos antes también intercambia información con varias empresas colaboradoras dedicadas al alquiler de coches. En vez de crear aplicaciones personalizadas para compartir esta información, la compañía puede utilizar SML-IF para reducir el coste que le supone esta colaboración. SML amplía el procesamiento del esquema para "seguir los enlaces" y así garantizar que los datos a los que se enlaza tienen la estructura esperada. SML y SML-IF pueden utilizarse con cualquier vocabulario XML y desarrollarse sobre estándares ya existentes como el Esquema XML y el Schematron de ISO.

SML y SML-IF fueron desarrollados por el Grupo de Trabajo del Lenguaje de Modelado de Servicio, al que pertenecen los siguientes Miembros del W3C: CA, HP, IBM Corporation y Microsoft Corporation.

Sobre el Consorcio World Wide Web (W3C)

El Consorcio World Wide Web (W3C) es un consorcio internacional donde las organizaciones miembro, personal a tiempo completo y el público en general, trabajan conjuntamente para desarrollar estándares Web. Más de 400 organizaciones son Miembros del Consorcio. El W3C está gestionado conjuntamente por el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT (MIT CSAIL) en los Estados Unidos, el Consorcio Europeo para la Investigación en Informática y Matemáticas (ERCIM) en Francia y la Universidad de Keio, en Japón, y cuenta además con oficinas en todo el mundo. Para obtener más información visite http://www.w3.org/